Psicología sistémica: infancia, adolescencia, parejas y adultos

        ¿QUÉ ES LA TERAPIA SISTÉMICA?
  Es una psicoterapia que deriva de la terapia familiar y que considera que todo lo que nos aqueja como individuos, tiene relación con lo que nos sucede en nuestros vínculos. Desde la familia de origen hasta nuestra familia actual y el entorno en el que vivimos, incluyendo al ámbito laboral y profesional y a otros ámbitos sociales.
Es decir, a la hora de abordar cualquier problema, tenemos en cuenta a la persona afectada y a todos sus sistemas de relaciones. Así, nuestra mirada se amplía y podemos encontrar muchas más comprensiones y soluciones que si nos limitáramos a creer que los problemas son sólo personales.

         ¿QUE ASUNTOS SE PUEDEN TRATAR CON ESTA TERAPIA?
  Cualquier asunto que nos preocupe o aqueje, puede ser abordado desde la Terapia Sistémica. Incluyendo a temas físicos, emocionales, mentales o relacionales. Decimos que un asunto es sistémico cuando nos pesa mucho y nos atraviesa en muchas áreas de nuestra vida, generando una sensación de bloqueo, limitación y conflicto que puede repercutir a nivel educativo, profesional, en la vocación, en los proyectos, en la manera de relacionarse, en la pareja constituida, o en la dificultad para tenerla, etc.

         ¿A QUIEN VA DIRIGIDA?
  La Terapia Sistémica se puede aplicar al ámbito individual, de pareja o familiar.
• Individual: aunque sea un tipo de psicoterapia que deriva de la terapia familiar, es perfectamente adecuada para aplicarla en un contexto individual, ya que podremos valorar y acompañar todo lo que puede estar atravesando un individuo en su vida personal, y contrastarlo con lo que sucede en su vida de relación con sus sistemas de pertenencia. El gran beneficio aquí es que podremos hacer una terapia individual y al mismo tiempo, cotejar y transformar múltiples aspectos de los nos pasa como individuos, gracias a vernos en relación a lo que sucede en nuestro entorno social, y en nuestro sistema familiar.
• Parejas: este es un abordaje muy recomendable y adecuado para encarar crisis de pareja, ya sea que la motivación sea querer progresar en la relación, o separarse en los mejores términos posibles. Es revelador y esclarecedor para ambos miembros, poder saber más acerca de los sistemas de origen de cada uno, y de las implicaciones que pueden existir. Esto ayuda a tomar más conciencia sobre lo que sucede, y a poner los asuntos de pareja en una nueva perspectiva.
• Familiar: se obtiene un gran avance en un sistema familiar, cuando la mayor parte de sus miembros se involucran en un proceso de revisión, toma de conciencia y cambio. Cuantos más son los que participan, más fácil se hace para todos. Muchas veces vemos que uno de los miembros de la familia es el “portavoz” de la problemática. Es común que este lugar lo ocupen los niños y los adolescentes. Cuando enfocamos esto desde la terapia familiar, descubrimos que el portavoz es sólo la “punta del iceberg” y que más que ser el portador y único responsable del problema, es en realidad el que permite que se puedan poner muchas cosas en evidencia que les conciernen a todos, y que gracias a ello se pueda iniciar un proceso de cambio que también favorecerá a todos.
En algunos casos, es posible comenzar con un tratamiento individual y en algunas sesiones puntuales, convocar (con la conformidad del paciente) a algunos miembros de su familia actual o de origen si fuera conveniente. Esto es algo que podremos determinar según cada demanda y según lo que se necesite trabajar en cada situación.

        ¿COMO TRABAJAMOS CON NIÑOS Y ADOLESCENTES?
En estos casos, siempre partimos de un encuadre familiar, en donde estén presentes los padres (o al menos uno de ellos) en las primeras sesiones, y luego, según la edad del niño y la situación que esté atravesando, podremos pautar algunas sesiones individuales, o bien hacer una parte de la sesión junto a los padres, y otra a solas.
Como sea, es importante en estos casos, contar con el apoyo y la presencia de los padres, y también si fuera pertinente, de algún otro integrante significativo de la familia, como un hermano o un abuelo.
En el caso de los adolescentes, nuestro objetivo principal será trabajar lo máximo que se pueda de manera individual, pero aquí también es necesario contar con el apoyo y acompañamiento consciente de sus padres para que el proceso sea más efectivo.


           ¿COMO SON LAS SESIONES Y CUANTAS NECESITO?
  Las sesiones son espacios de 1 hora para las individuales, y de 1 hora y media para las de pareja y las familiares. En estos espacios se puede expresar todo lo que cada quien necesite, ya sean pensamientos, emociones, creencias, miedos, dificultades.
  La Terapia Sistémica está encuadrada dentro de las terapias breves, en donde nuestra intención principal está puesta en resolver los conflictos y las problemáticas, además de profundizar en los posibles orígenes y causas. Solemos decir: “el problema ya contiene la solución”.
  Por ello no nos interesa plantear un proceso terapéutico a muy largo plazo. En general, entre 4 y 6 meses son suficientes. Al menos para encarar los objetivos más inmediatos y prioritarios.
Las sesiones podrán ser semanales o quincenales según la necesidad y la demanda.
  En general, proponemos iniciar con un módulo semanal al menos durante los dos primeros meses, y si vamos viendo progresos y mejorías, podemos pasar luego a una modalidad quincenal. Esto se evaluará y se podrá acordar con los pacientes, según cada caso y cada situación.
 
           ¿QUE ES LO QUE AYUDA A QUE SE PRODUZCAN  LOS CAMBIOS?
  Cuando trabajamos desde la perspectiva individual con la persona adulta, lo que más ayuda es tomar conciencia de las implicaciones familiares que cada uno trae consigo, y a partir de allí poder ordenar lo que le corresponde llevar a cada quien. De esa forma, uno puede liberarse de lo que no le toca hacerse cargo, y asumir más compromiso y responsabilidad sobre lo propio.
  Desde la perspectiva de la pareja o de la familia, trabajamos con la premisa que dice: “cuando algo o alguien cambia en un sistema, todos los miembros tienen que resituarse, porque la configuración ya no es la misma.” Por eso es tan beneficioso que sean muchos los que se involucran en el proceso de cambio, ya que el cambio de cada uno, potencia el de los demás, y los resultados son exponenciales.

Localización

Dónde estamos por si nos quieres visitar

2015 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos